lunes, 28 de julio de 2014

Por Una Educación de Calidad

http://www.latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2014/07/895-588243-9-para-una-educacion-de-calidad.shtml

FERNANDO ATRIA afirmó en una columna publicada el domingo pasado en este mismo espacio que yo quiero que la educación pública sea deficiente. Le tengo dos buenas noticias: una, que yo quiero que la educación sea lo mejor posible para todos, especialmente para los más desposeídos, y la otra, que no conozco a nadie que desee lo que él me supone.
Afirma erradamente que el sistema vigente trata la educación como el mercado de los autos. Pero en realidad el sistema no es de mercado puro. Es un sistema fuertemente intervenido por el Estado -y enhorabuena- a través de las subvenciones, para que familias modestas puedan acceder a una mejor educación que la que financiarían con su propio ingreso.
Atria pide argumentos contra la reforma. Veamos algunos. Tener más recursos ayuda a lograr una mejor educación. Su financiamiento en Chile proviene tanto de recursos fiscales como privados, vía pagos de las familias. La reforma estaría prescindiendo de recursos privados importantes. Los mayores recursos privados eliminados serían los que pagan en las universidades y también se eliminan los del financiamiento compartido.
El gasto total en universidades es quizá mayor que el gasto en la educación general. Gran parte de ese gasto hoy es financiado por los privados. Si el Estado va a dar universidad gratis, los recursos que dejarían de aportar los privados los pondrá el Estado. Con esto, gran parte de los mayores impuestos irán sólo a reemplazar los aportes de las familias. Lo mismo ocurre con el financiamiento compartido.
El objetivo es ideológico: que todos reciban la misma calidad de educación y gratis. Pero si uno mira la conveniencia de los alumnos, sería mejor mantener el sistema que permite recaudar recursos del sector privado y poder así destinar todos los nuevos recursos de impuestos a financiar mayores subsidios para los alumnos de menores recursos. Con esto, habría más recursos con qué mejorar la educación de los menos pudientes y, si se hacen cosas útiles con esos fondos, se lograría una mejor calidad de educación para ellos.
En consecuencia, por ideología, el gobierno prioriza que todos reciban lo mismo, aunque sea una educación peor que la que se podría lograr, en lugar de que todos obtengan la mejor educación posible.
Otro aspecto contraproducente contra la calidad es eliminar el lucro. Según Ariztía y Elton (“Matando la Gallina de los Huevos de Oro”), los colegios particulares aumentaron de 18% de los alumnos en 1980 a 53% en 2012. Este éxodo es señal de que las familias han valorado estos establecimientos por sobre los estatales que bajaron de 79% a 38% en el mismo lapso. Según estos autores, 78% de los establecimientos particulares subvencionados tienen fines de lucro.
Los establecimientos con fines de lucro, entonces, han obtenido amplia preferencia de las familias. No serán tan malos, ¿no? Esta enorme cantidad de establecimientos que han sido preferidos, ahora serán prohibidos.
En suma, la reforma, por razones ideológicas, desecha muchos recursos privados que hoy ayudan a la educación, concentra el esfuerzo estatal en las universidades en vez de mejorar más la educación básica y preescolar, y elimina a los establecimientos con fines de lucro, que son preferidos por las familias. Estas acciones son ineficientes para lograr la mejor calidad educacional.

Gerardo Jofré
25/07/2014

Visiones Diferentes de la Educación

Por una Educación de Calidad

En el espacio abierto del viernes, Gerardo Jofré califica como pura ideología el cambio a una educación gratuita de calidad. Sin embargo, su posición también es pura ideología y lo que es peor, tergiversa números que, sin la lectura adecuada, pueden dar impresiones diferentes.
Hoy tengo a mis dos hijos en una institución particular subvencionada, pero en la elección no pesó el formato económico del colegio, sino aspectos como la cercanía, infraestructura, el profesorado y la orientación. La educación de un país necesita ser gratuita y es un deber del Estado otorgarla, no sólo por ser un derecho, sino porque el mayor beneficiado con una educación de calidad que no discrimine ni segregue es el mismo país, pues avanza en su desarrollo.
Por último, la educación gratuita romperá el círculo vicioso que se ha formado hoy al ser un bien de consumo. Al tener que rentabilizar la educación, lo que se genera es una saturación de carreras cuyo fin es priorizar el retorno de la inversión que generan, abandonándose las vocaciones, el humanismo y la filosofía. Así, se eligen carreras que sólo enseñan capacidades o competencias maquinales de la profesión y olvidan (a menos que se trabaje de manera personal) el cuestionamiento, la investigación y el pensamiento crítico, que fueron otrora pilares de lo que debe ser la “madre nutricia” en la formación de una sociedad libre, intelectualmente preparada, inquisitiva y tolerante.

Eduardo Quiroz Salinas
27/07/2014 Leer más...

jueves, 3 de julio de 2014

Laicismo, Leyes y Libertad Individual








Ley ObamaCare
Hace 4 años en la nación de EEUU se promulgó una ley que fue denominada como ObamaCare y es, en resumen, un plan de salud complementario a los ya existentes seguros médicos, medicare o medicaid. Es llamada realmente “Ley de 
Protección a los Pacientes y de Cuidados de la Salud Asequibles” (Patient Protection and Affordable Care Act – PPACA) o también se le conoce como “Ley de Cuidados de Salud Asequibles” (Affordable Care Act – ACA).
La Ley ACA fue firmada por el Presidente Barack Obama como tal para dar acceso a los americanos a seguros médicos de calidad de acuerdo a sus posibilidades económicas y reducir el gasto en cuidados de salud,  reformando la industria de los cuidados de la salud, el día 23 de marzo del 2010, y fue confirmada por el supremo tribunal de justicia el 28 de junio del 2012 [Obamacarefacts.com].

Esta ley, en uno de sus varios apartados incluye la oferta gratuita a los usuarios del seguro de distintos métodos de contracepción que el seguro médico gratuito debe costear, entre los que se encuentran los fármacos inyectables, implantes anticonceptivos, dispositivos intrauterinos, diafragmas, otros anticonceptivos permanentes no quirúrgicos y la píldora del día después. El costo del seguro y del medicamento es asumido, según la ley, por los empleadores con más de 50 trabajadores, bajo multa en caso contrario.

Resistencia Religiosa

Ante el mandato, los empresarios norteamericanos dueños de las compañías Freshway, por una parte, y Hobby Lobby y conestoga Wood Specialties, por otro, se manifestaron en contra de la ley y acudieron a la Suprema Corte de EEUU indicando que, de acuerdo a sus creencias religiosas, Cristianas Evangélicas y Menonitas, se estaban violando sus derechos, pues, según su versión, se hacían cómplices al costear la Pastilla del Día Después a sus empleados, que pueden o no sostener los mismos principios,  y se resistían a cumplir con lo mandatado por la ley.
El proceso se llevó a cabo bajo manifestaciones tanto de grupos de apoyo a la iniciativa como contrarios, esgrimiendo cada uno de ellos las razones que les sustentaban.
Finalmente, el 30 de Junio pasado se dió a conocer el dictamen de dicha instancia judicial norteamericana y en un ajustado fallo, por 5 votos contra 4, se aprobó eximir a las compañías basado en sus preferencias religiosas.

Consecuencias e Invitación

Expuestos ambos hechos, la promulgación inicial y confirmación en primera instancia, y el reciente fallo adverso para la aplicación homogénea de la ley, aparece inexorablemente la necesidad, no sólo de cuestionarse la situación en el privado mundo de la reflexión individual, sino sobretodo de exponer públicamente y exhortar a las comunidades religiosas, ya sea el Cristianismo en este particular caso, como el Judaísmo, Islamismo, Taoísmo y muchos otros “ismos” que pueblan el orbe de la fé y la creencia, a, de una buena vez, a limitar la aplicación de sus preceptos al espacio otorgado por las personas que, de manera racional y voluntaria, han abierto las puertas de su formación a ellas y han aceptado seguir sus dogmas, directivas, mandamientos o cánones, permitiendo a la totalidad del mundo civil y laico, el debido proceso de decidir por ellos mismos la interpretación y ejercicio de la ética y los valores que regirán sus determinaciones y su vida, por añadidura. 
¿Cuáles son las razones que provocan que estos movimientos religiosos traten de imponer a la fuerza, hoy incluso a través de instituciones como el poder legislativo y judicial, sus conceptos?
En particular mi tesis indica dos grandes razones. La primera es la ostentación del poder que han acumulado a través del correr de los años, sea como sea lo hubiesen logrado, permitiéndoles mantenerse vigentes, pese a una población cada vez más alimentada cultural e intelectualmente dada la multiplicación de los medios y ampliación de los expositores; y la segunda, creo la más perniciosa, pues no depende de la primera y tiene un efecto práctico mucho más extenso, que constituye la amalgama entre inmadurez, iniquidad y completa falta de visión de quienes deben, por una parte, aplicar e impartir justicia y, por otra, formular, discutir y crear las normas que regirán los destinos de una nación y su población. ¿Por qué este es el más nefasto? Por la sencilla razón que esta incapacidad de separar las convicciones personales, total y absolutamente respetables sean cuales fueren y siempre sujetas a la ley vigente, de la visión de país y globalidad que debe imperar en el quehacer de todos estos personeros públicos, que debiesen velar por la libertad de todos las personas que se verán afectas por sus decisiones, sin generar polémicas innecesarias al desbalancear o desequilibrar el concierto de creencias y no creencias que forman parte de la libertad individual consustancial a cada uno de nosotros.
La invitación abierta, entonces, a todas las religiones y sus grupos de influencia de poder es a confiar en la propia efectividad y fertilidad de sus enseñanzas dentro de sus templos, para permitir fuera de ellos una sociedad laica, donde no se violen la potestad de obrar por reflexión y elección, albedrío, ni se invadan los marcos éticos que, de manera inalienable, cada uno de nosotros, habitantes de una nación y del mundo, pretendamos erigir como límites a nuestros pensamientos, omisiones y acciones, dejando definitivamente enmarcados en el ámbito privado el efecto del dogma en particular. Por último, extender esta insinuación a todos y cada uno de los miembros de los poderes, legislativo, ejecutivo y judicial que componen un Estado a que dejen de lado el proselitismo innecesario, el integrismo y fundamentalismo, en pos de construir una sociedad más justa, laicista, tolerante, amplia en la magnitud de la palabra y donde el actuar del raciocinio no se vea coaccionado por las murallas y barreras inherentes a los preceptos religiosos, que no interpretan la totalidad de las visiones filosóficas, éticas y conductuales de quienes nos vemos sujetos a cumplir con las normas del territorio donde nacimos o visitamos, dejando la segregación y el factor pecuniario fuera de todo campo de acción, considerando que quienes tienen lo tienen en abundancia pueden prescindir de la territorialidad del efecto y beneficiarse de la globalidad.

Eduardo Quiroz Salinas



Leer más...

martes, 15 de abril de 2014

Despenalización del Aborto


Despenalización del Aborto. Debate en La Tercera



12/04/2014
Señor director:
El 28 de enero, el Estado de Chile rindió su Examen Periódico Universal (EPU) de Derechos Humanos ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. En esa instancia, el gobierno del Presidente Piñera, de la misma forma que lo hizo la actual Presidenta Bachelet en el EPU de 2009, comprometió su rechazo a cualquier posibilidad de legislar sobre aborto en sus diferentes formas ante la comunidad internacional.
Sin embargo, en su reciente intervención en la 47ª Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo en la ONU (Nueva York), la ministra del Sernam, Claudia Pascual, señaló que el gobierno consideraba legislar el aborto “por tres causales: peligro para la vida de la madre, violación e inviabilidad fetal”, con el objeto de “garantizar la salud física y mental” de las mujeres en estas circunstancias.
Es contradictoria la postura de la ministra con lo que hace cinco años afirmó el gobierno de la misma Presidenta Bachelet y con lo que hace menos de tres meses reafirmó el gobierno del ex Presidente Piñera. Más aún, cuando esto se realiza en el contexto del sistema internacional de derechos humanos, destinado a proteger los derechos básicos, como la vida del inocente. Es importante advertir que no existe ningún instrumento internacional vinculante en materia de derechos humanos para Chile que obligue a legislar en materia de aborto.
En consecuencia, no resulta comprensible ni aceptable la desviación, sin fundamentación alguna, en la protección de los derechos humanos de la persona que está por nacer.

Tomás Henríquez C.
Director ejecutivo de Comunidad y Justicia

Pablo Urquízar M.
Director legislativo de Comunidad y Justicia


http://www.latercera.com/noticia/opinion/correos-de-los-lectores/2014/04/896-573601-9-despenalizacion-del-aborto.shtml

15/04/2014
Señor director:

Se agradece el giro que ha dado Claudia Pascual con la apertura para la posibilidad, al menos, de legislar y despenalizar el aborto en Chile, donde hoy se adopta una postura extremista que sólo comparten cuatro países en el mundo y el Vaticano, lo cual es un dato no menor.

La importancia de respetar el derecho de la mujer y una familia ante una situación de control de natalidad es inalienable y previa a la visión particular al respecto, que se plasmó en nuestra Carta Fundamental en el período militar. Lo indicado por Tomás Henríquez y Pablo Urquízar en carta publicada el 12 de abril pone de manifiesto este fundamentalismo, que puede ser leído en su particular interpretación del concepto de libertad religiosa que se lee en la declaración de principios de su organización. Soslayan, de paso, las recomendaciones técnicas de la Organización Mundial de la Salud respecto de que “las leyes y políticas referidas al aborto deben proteger la salud y DD.HH. de las mujeres”, y de la ONU, uno de cuyos objetivos para sus países es “permitir antes de 2015 el acceso universal a los servicios de salud reproductiva, incluyendo la planificación familiar y la salud sexual”, aun cuando no sean vinculantes.

Imponer visiones particulares en las leyes civiles y que prohíban a otras corrientes tanto filosóficas como humanistas ejercer su derecho es justamente lo que se debe evitar. Este gobierno tiene la oportunidad de corregir los vicios en que se había incurrido y mostrar a Chile como un país tolerante, abierto, respetuoso de los derechos humanos y menos apegado a principios de edades en que no existía la separación de poderes.

Eduardo Quiroz Salinas

http://www.latercera.com/noticia/opinion/correos-de-los-lectores/2014/04/896-573970-9-despenalizacion-del-aborto.shtml

16/04/2014

Señor director:
En su carta de ayer, Eduardo Quiroz se refiere a nuestra posición sobre el aborto, pero sin mejor recurso que tildarla de “fundamentalista”. De paso, evidencia lo que decíamos en nuestra misiva: no existe instrumento jurídico alguno que reconozca el “derecho al aborto”.
Los dichos de Quiroz incurren en un error, pues ni las recomendaciones de la OMS ni los objetivos de la ONU son instrumentos vinculantes sobre nuestro ordenamiento jurídico. Las metas de las Naciones Unidas se refieren a la “planificación familiar y la salud sexual,” pero sin referirse al aborto. ¿Por qué? Porque desde El Cairo en 1994, y Beijing en 1995, la posición constante en el derecho internacional en esta materia es que “los gobiernos deben tomar los pasos apropiados para asistir a las mujeres a evitar el aborto, el que en ningún caso debe ser promovido como método de planificación familiar”. Ambos documentos reafirman que la decisión de legalizar el aborto le corresponde exclusivamente a los estados, sin que pueda imponerse desde el ámbito internacional, y en numerosas ocasiones se refieren a la necesidad de “reducir”, “eliminar” y “evitar” los abortos.
Si el aborto fuese un derecho en el ámbito del derecho internacional no se buscaría su restricción, sino su expansión, lo que no ocurre.
Por lo demás, se hace caso omiso de las disposiciones vinculantes, como el artículo 4.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que protege la vida desde la concepción y el artículo 19 Nº 1 de nuestra Carta Fundamental que resguarda la vida del que está por nacer.
La ministra del Sernam lo que hace no es más que obviar el derecho vigente no sólo en nuestro país, sino que a nivel internacional, conducta que debe ser firmemente rechazada.


Tomás Henríquez C.
Director ejecutivo de Comunidad y Justicia

Pablo Urquízar M.
Director legislativo de Comunidad y Justicia

http://diario.latercera.com/2014/04/16/01/contenido/opinion/11-162332-9-despenalizacion-del-aborto.shtml


17/04/2014
Señor director:

En efecto, es fundamentalista la postura de mis contendientes de Comunidad y Justicia, en cuanto la RAE adopta la definición de ese término como: “Exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida”, que es, en mi opinión, lo que se hace en nuestro país, en Vanuatu, Malta, Nicaragua y El Salvador, más el Vaticano (por razones obvias).

No hay error en mi carta anterior, puesto que jamás indiqué al organismo técnico de la OMS respecto de la salud, ni a los objetivos de la ONU como vinculantes. Efectivamente, no son sino recomendaciones, donde cada país es soberano de decidir al respecto.

Adoptar la idea de discutir y legislar -y ahí sí hay un error de interpretación por parte de ellos- tal como en las anteriores leyes de matrimonio civil y divorcio no significa que si se logra una legislación positiva, se promueva el aborto. No habrá caricaturas invitando a tal medida, pero es necesario que tengamos el soporte técnico en salud que tienen la gran mayoría de los países del mundo, los que no deben estar tan equivocados, a menos que creamos que nosotros y las naciones nombradas más arriba somos luminarias. No me siento tan privilegiado.

El pueblo chileno, en general, es hoy más maduro, culturalmente hablando, e informado. Los estigmas de los separados o divorciados ya no existen, se eliminó el segregador timbre del “hijo natural” y así puedo nombrar muchos aspectos donde hemos avanzado como sociedad civil, en los que no creo necesario recordar el rechazo inicial del sector hoy dogmáticamente antiaborto.

El caso omiso al artículo Nº19 de la Constitución del gobierno militar es lo que estoy proponiendo. Como nación con un sistema político estable, es necesario que se corrija lo realizado en períodos lóbregos de la historia, para encaminarnos a un estado laico, con respeto por todas las creencias y no creencias.

Eduardo Quiroz Salinas


http://www.latercera.com/noticia/opinion/correos-de-los-lectores/2014/04/896-574259-9-despenalizacion-del-aborto.shtml




Leer más...

lunes, 17 de marzo de 2014

Proyecto para Ministerio de Ciencia y Tecnología

Señor director:

Cuánta razón hay en la carta de Carola Muñoz y Tomás Norambuena, publicada en La Tercera el jueves, respecto de la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Esta propuesta fue enviada al Congreso por el gobierno anterior. Es de esperar que sea correctamente analizada y aprobada durante la nueva administración.

La ciencia y la tecnología son motores en economías desarrolladas, constituyen la oportunidad de crecer como país, de pasar de un país generador de materias primas a uno capaz de elaborar productos industrializados que eleven nuestra categoría. De esta manera, se puede evitar que caigamos en el juego de las vulnerabilidades del tipo de cambio y las fluctuaciones del mercado internacional, como hoy sucede con el cobre.

Se entiende que hay 50 medidas a las que la actual Presidenta dará énfasis y sabemos que la tarea de la educación gratuita no es trivial y requerirá de mucho esfuerzo.

Sin embargo, la constante postergación de una rama tan importante, como la ciencia y la tecnología, continuará dejándonos en mal pie para enfrentar el futuro. Hoy está la oportunidad y esperamos que nuestra Presidenta la aproveche.

Eduardo Quiroz Salinas

Publicada el día 17 de marzo de 2014.

Links relacionados:
http://www.latercera.com/noticia/opinion/correos-de-los-lectores/2014/03/896-569903-9-proyecto-para-crear-nuevo-ministerio.shtml

Carta anterior de Carola Muñoz y Tomás Norambuena 13 de marzo
http://diario.latercera.com/2014/03/13/01/contenido/opinion/11-159735-9-propuesta-para-un-nuevo-ministerio.shtml

Carta siguiente de Jorge Babul 19 de marzo

http://www.latercera.com/noticia/opinion/correos-de-los-lectores/2014/03/896-570124-9-proyecto-para-nuevo-ministerio.shtml



Leer más...

martes, 4 de febrero de 2014

ONU Y Aborto en Chile

04/02/2014

ONU y Aborto en Chile

Señor director:
Me parece lamentable la decisión del saliente gobierno respecto de las recomendaciones que la Organización de Naciones Unidas formuló a Chile sobre las nulas opciones que tienen las mujeres y familias sobre un tema tan universal como es el aborto.
Las autoridades se han dado un “gustito” imponiendo sus visiones al respecto a la totalidad del país, donde existen respetables opiniones y posiciones, todas basadas en la libertad del individuo y en los valores que sustentan su espiritualidad.
El camino a una ley de divorcio fue tortuoso y extremadamente extenso para un país que se dice alcanzaría prontamente el desarrollo, y permitió a muchas personas reconstruir sus vidas ya sea de manera individual o familiar, solucionando de paso el tema de la protección a los hijos, que es absolutamente necesario. Todo esto pese al continuo intervencionismo de la cúpula eclesiástica chilena.
Es importante destacar que, al igual que en la ley recién mencionada, lo que se busca no es que todas las mujeres aborten porque sí y que se vaya a promocionar. Lo que se busca es entregar a las personas una alternativa médica y psicológica apropiada, evitando la precariedad en que se realiza esta intervención hoy en día y, por cierto, a la que sólo pueden acceder los grupos económicos de poder.
Qué importante es que nuestras autoridades políticas prescindan de sus sesgos al momento de legislar y dirigir un país, donde todas las visiones deben ser respetadas, promovidas y permitidas.
Eduardo Quiroz Salinas



Lástima que hayan editado la original en la parte donde decía que la actual constitución y la norma que prohibió el aborto en Chile estuvo al alero del lóbrego período de nuestra historia, que es la base de grandes problemas nuestros hoy. Aborto, eutanasia, obligatoriedad de clases de religión subvencionadas por el estado, binominal y quórums calificados, entre otros.

-----------------------------------------------------------------

Respuesta entregada por Pablo Urquízar 05/02/2014
Señor director:
En relación con la carta de  Eduardo Quiroz, referente a la legalización del aborto en Chile, es menester hacer algunas precisiones.
En primer lugar, no es correcto que haya sido la Organización de Naciones Unidas la que haya recomendado a Chile despenalizar el aborto. En efecto, en el Examen Periódico Universal de Derechos Humanos que Chile rindió el martes 28 de enero pasado, sólo fueron algunos países, como Finlandia o Eslovenia, los que recomendaron la legalización del aborto, siendo absolutamente voluntaria la aceptación de esa sugerencia de acuerdo con la realidad nacional.
Por otro lado, se indica que “las autoridades se han dado un gustito imponiendo visiones al respecto a la totalidad del país” al rechazarlo. Sin perjuicio de que el gobierno del Presidente Piñera ha sido un férreo defensor de la vida desde el momento de su concepción hasta su muerte natural como derecho humano, esta posición no es en caso alguno antojadiza, sino que obedece también a nuestra propia Constitución, la cual en su artículo 19 Nº 1 protege la vida del que está por nacer.
Finalmente, en el grado de desarrollo de una sociedad importa mucho su preocupación por los más débiles. La vida del que está por nacer es un derecho humano fundamental y corresponde al Estado de Chile defenderla.
Pablo Urquízar M.
-----------------------------------------------------------------

Contrarespuesta 

La ONU y el aborto en Chile II



Señor director:





Particularmente útil es la respuesta de Pablo Urquízar a mi carta, pues me permite hacer ostensible el principal obstáculo a una ley de aborto, que es la Carta Fundamental de nuestro país, enmendada durante el lóbrego período en que se quebró nuestra democracia y donde los derechos humanos, paradójicamente, fueron la última prioridad.
Por otro lado, la mayor violación se hace a los derechos humanos de las mujeres. Lo constata a nivel local el informe realizado por la Universidad Diego Portales hace unos meses, y a nivel internacional la defensa la hace técnicamente la misma Organización Mundial de la Salud en sus informes, y en particular el denominado Aborto sin riesgos, donde se entregan cifras de hasta 22 millones de abortos en forma insegura ante la falta de políticas públicas al respecto, que es, finalmente, el objetivo de una ley.
Chile, cuatro naciones más y el Vaticano son los únicos estados en el mundo donde no hay una ley de aborto que permita enfrentar la realidad médica existente y garantizar la salud de las mujeres que no desean optar por la maternidad y deben hacerlo por la clandestinidad.
Eduardo Quiroz Salinas
Leer más...

martes, 24 de diciembre de 2013

Estado Laico


Estado Laico


Correos de Opinión en La Tercera

23 de Diciembre 2013

Señor director:
En la construcción de la sociedad se confunde “laicidad”, propia de un Estado  laico,  con  “laicismo”. Ambos conceptos no son lo  mismo.
La laicidad manifiesta el mutuo  respeto  y  autonomía entre las confesiones  y los  poderes del  Estado.
El  laicismo, por el contrario,  significa una hostilidad o indiferencia contra la religión, cualquiera que sea. Así, al  hablar de laicidad en su sentido excluyente y equívoco  se expresa una visión no creyente de la vida en el pensamiento, la ciencia, la ética y  la política, confundiendo a  la  sociedad y presentándose  como el emblema fundamental de la posmodernidad.  Lo anterior no deja indiferente, ya que el Estado  laico respeta la confesionalidad independiente de su  origen.
Pero el Estado laicista no, excluyendo la dimensión creyente de la educación, la familia, el trabajo,  la  salud,  etc.
De  tal  manera  que  el  derecho  a  la  vida,  el matrimonio entre un  hombre y una  mujer, la  muerte  natural  y  otros   aspectos de  la agenda valórica quedan borrados de plano.  
En conclusión, se presenta  una disyuntiva falsa: ¿aceptar la realidad o ignorarla?  La respuesta no resuelve el  problema.  Al  contrario,  juega entre supuestos presentados como absolutos y excluyentes.
Pero la vida nos  muestra que con la razón y también con la fe el hombre  es capaz de responder al desarrollo de la persona y la  sociedad de manera integral.
Una visión humanista y cristiana permite una sociedad respetuosa de los derechos humanos  y de las libertades fundamentales, donde el Estado  cumple su rol, pero no de  manera totalitaria como  ocurre en algunos gobiernos  de A. Latina y el  mundo.

Fco. Javier Astaburuaga O.

 http://diario.latercera.com/2013/12/23/01/contenido/opinion/11-154053-9-estado-laico.shtml


-----------------------------
Respuesta
24 de Diciembre 2013

Señor director:

La RAE es muy clara en su definición de laicismo: “Doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa”.

Esto deja claro que el laicismo no busca, bajo ningún punto de vista, atacar a una religión en particular ni a sus fieles. De hecho, el respeto por la confesionalidad siempre ha estado y estará, en cuanto es parte de las libertades de conciencia y pensamiento que se buscan.

Al contrario de la visión absolutista que pretende difundir Fancisco Javier Astaburuaga, el esfuerzo laicista está dirigido justamente a la búsqueda de una sociedad pluralista, donde ninguna doctrina pueda ser impuesta.

Más aun, la acción laicista ni siquiera está dirigida al clero, sus doctrinas ni sus representantes, sino hacia los poderes políticos y económicos que son los que, en rigor, norman la sociedad. Es en esas instancias donde el acento debe estar, pues cuando la religión, mayoritariamente cristiana en este lado del planeta, se introduce en estos asuntos es cuando se falta el respeto a la libertad y la conciencia humana, imponiendo sesgadas y extemporáneas visiones del rol del hombre en la Tierra, además de arrogarse la propiedad de ciertos valores.

Como sociedad, ayer se avanzó en la abolición de la esclavitud, el respeto a la mujer y  otros derechos menospreciados por la Biblia Cristiana. Hoy es tiempo de continuar ese avance en pos de una sociedad más justa, respetuosa de la conciencia individual del hombre y su diversidad.

Eduardo Quiroz Salinas


http://www.latercera.com/noticia/opinion/correos-de-los-lectores/2013/12/896-557681-9-estado-laico.shtml
  Leer más...

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Referencias Religiosas - Opinión en La Tercera

Señor director:

Respecto de la carta enviada por el Movimiento Unidos por la Vida y la Familia, publicada el domingo, en relación con la referencia religiosa en la Constitución, se hace necesario, en mi opinión, plantear al menos dos observaciones.

La comparación que se hace con la sociedad europea, que dicho sea de paso nos lleva mucho tiempo de adelanto en cuanto a civilización y leyes, es bastante tendenciosa. Cuando la describen como “laicista, relativista y atea”, ¿no es acaso extremadamente fácil hacerlo a la inversa y relacionar a la Iglesia con segregación y dogmatismo? “Dios con nosotros”, decía una insignia en las ropas de la policía nazi. Un poco más cerca, recordemos la frase de Medina: “La democracia no significa automáticamente que Dios quiera que sea puesta en práctica”. En resumen, las iglesias en general, y en particular la Católica en Occidente, no tienen derecho, en mi opinión, a introducir sus válidos preceptos y concepciones en la Carta Fundamental de un país. Expreso de paso mi opción de no incluir las violentas frases homofóbicas en el sitio web de dicho movimiento.

Lo segundo es un aporte estadístico. En Chile, desde 1960 los católicos no superan el 84% y en el último Censo 2012 alcanzan un 67,4%, yendo en descenso. Si bien, antojadizamente, el porcentaje que indica el movimiento es relativo al cristianismo, ahora agrupando a varias religiones, no se puede despreciar la tendencia a la baja del pueblo religioso ni la legítima incompatibilidad que existe entre esas mismas religiones.

El respeto por todos los credos, sin privilegiar ninguno, es lo más “humano y justo”, parafraseando al mismo movimiento en sus bases, y eso se consigue con una Constitución esencialmente laica.

Eduardo Quiroz Salinas


http://www.latercera.com/noticia/opinion/correos-de-los-lectores/2013/12/896-555690-9-referencias-religiosas.shtml Leer más...